Gracias por tu Visita, Deja un comentario.

sábado, 3 de enero de 2009

EL MAESTRO DE LA FE

Entre prados y verdes colinas
Un manto blanco se ve a lo lejos
Es un hombre con cara bondadosa
Sonrisa impecable y de piel rosa
Su mano se extiende invitándote a sentarse
A su diestra y en su regazo recostarse
Su voz tenue te invade el alma,
Imposible ignorarla entre tanta calma
Dice que es posible sosegar nuestra sed
Si bebiéramos del manantial de su ser
Nada perturba su atención,
Es por ti y por mí que vino en esta ocasión,
Su vida entregó ya una vez
Para pedir salvación por el mundo que está al revés,
Sólo pide ser nuestro amigo
Y no reparara en darnos su abrigo
Dejemos que a nuestra morada ingrese
Y a nuestros corazones su palabra regrese
Lucha contra la maldad, el odio y la perversión
El amor, la bondad y la empatía en si son reflexión
Un nuevo mundo nos ofrece
Sin temor, enfermedad ni muerte
A aquellos que su palabra guardan
En el cofre de su alma y con ella su vida resguardan
Su nombre escogido fue
JESÚS, EL MAESTRO DE LA FE


Jorge Enrique Ramírez Clavijo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA POR TU VALIOSO COMENTARIO.

Se ha producido un error en este gadget.