Gracias por tu Visita, Deja un comentario.

viernes, 8 de junio de 2012

TE EXTRAÑO MI AMOR


Era pesada la carga

Dura era la lejanía

Tormentosa la estadía sin ti

Existe un sentimiento

Que confunde mi loco vivir

Muchas veces trate de pronunciar

Lo que quizás jamás pude decir

Tantas fueron las palabras

Que mi mente albergó

Y sólo una frase

La que hoy me atrevo a decir:

TE EXTRAÑO MI AMOR




Jorge Enrique Ramírez Clavijo

miércoles, 4 de abril de 2012

JESÚS, OBEDIENCIA Y AMOR


La obediencia a su Padre
Marcó el gran amor por su creación
Su propia vida de hombre sacrificó
Para glorificar el nombre de Dios
Lleno de timidez y fortaleza
En el lugar llamado de Getsemaní
Sudor de sangre por su rostro rodó
Cerca a sus discípulos, en noche oscura oró:
«Padre, aparta de mí este cáliz amargo;
Pero que no se haga mi voluntad sino la tuya»
Más por una traición y 30 monedas de plata
A sus perseguidores, por Judas fue entregado
Pedro que junto a él había estado
Antes de que el gallo cante dos veces
Tres veces lo había negado
Pilatos lleno de temor pronunció:
«No soy responsable por la sangre de este hombre»
La multitud necia y llena de euforia respondió:
«Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros descendientes»
Dolor, vejamen, burla, golpes, azotes que el cuerpo le mancilló
Con corona de espinas en su frente se le coronó
Más por su amor y obediencia
Todo esto se cumplió
Cargando su cruz de muerte
Hacia el monte Gólgota o de la Calavera, la llevó
Una mujer llorando, con manto blanco su cara limpió
Dejando grabado su rostro, como prueba de ser Hijo de Dios
Sus ropas despojadas y con una túnica tapado
Con clavos sus manos y pies atravesaron
Aún con vida y envuelto en sufrimiento
Su corazón permaneció lleno de amor
Entre la pasión y la muerte
Siete Palabras expresó
Comenzó pidiendo perdón por amor:
«Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen»
Y a la hora tercera, pasado el medio día
A quien lo había enviado, su alma encomendó:
«Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu»
Dicho esto, su vida de hombre terminó
Por obediencia y amor.
Jorge E. Ramírez Clavijo

RECUERDO DEL AYER


El viento fresco, soplaba con sutileza
Se hacía humedad la mañana de aquella estación
Recuerdo cada instante, como el último vivido
Aún siento el aroma de aquel árbol de Pino
Se refresca la ilusión, en cada respiración
Como motiva el volver a vivir
Sintiéndome dueño de tu sentir
En la esquina desolada
Esperando tu presencia, cada mañana me encontraba
Hoy el reloj retuvo su caminar
Me empujo a vivir un recuerdo del ayer
Aquel día te esperé
Para una vez más, tan sólo sonreírte
Mi admiración crecía con la libidinosa observación,
No me atrevía a decirte lo que en silencio sentía Yo
Al día siguiente volví, para la rutina retomar
No me percaté que ese día, para mí nunca más estarías
Te fuiste sin decir adiós
Esclavizando mi vida en el recuerdo
La carta que te escribí conmigo se quedó
Al viento la arrojé hoy
Para que donde sea que estés
Te lea mi adoración
Ahora en el Recuerdo
Ahogo con intriga mi fantasía en desolación.
Jorge E. Ramírez Clavijo

martes, 3 de abril de 2012

VUELO DE ANGEL


Pensando en ti
Mi mirada se perdió
Sobre las olas del mar te alucine
Eras un ángel que de ellas surgió
Tu mirada dulce y tu sonrisa agradable
Tus alas majestuosas
Planean sobre el viento salvaje
Tu suave piel reluce en el firmamento
Tus hermosos cabellos
Confunden al viento
Los rayos del sol
En ellos ganan esplendor
El cielo orgulloso, se muestra perfecto
Las nubes grises
Celosas de tu hermosura
Débil llanto de lluvia han dejado caer sin censura
Mis ojos abrumados de tanta belleza
Una lágrima dulce por la mejilla rodaron
Llenando de emoción
Mi alucinante observación
Jorge E. Ramírez Clavijo

LA TARDE DE AYER


Hermosa figura dibujó la estadía
En una sobria habitación
¿Acaso fue un sueño o una fantasía?
Si no es así, aún no lo puedo concebir
Grabado en mí quedó
La inmaculada intimidad de tu ser
El sabor dulce de tus besos
Las caricias suaves de tus manos
El abrazo confiable junto a mi pecho
El aroma a rosas de tu cuerpo
La tarde de ayer
Deslice mis manos frías y temblorosas
Por tu piel suave y delicada
Deseosa de ser amada te sentí
Aunque la duda y el temor
Rechazaron a la pasión
Suplique piedad al deseo
Y el rechazo mutiló la inspiración
El vino amargo que bebí
Marcó por siempre la ilusión
Aletargue mi corto vivir
Al sueño un suspiro le entregue
El recuerdo me lleva
Nuevamente al ayer
Dejando perdida mi alma
En aquel cuarto de hotel
La tarde de ayer
Conmocionó mi sentir
Esclavo soy ahora de tu piel
Mi cuerpo agoniza en el deseo
De algún día hacerte el amor.
Jorge E. Ramírez Clavijo

miércoles, 28 de marzo de 2012

MORIBUNDO DE AMOR


Era dura la agonía
En el aire el mal aroma se sentía
Lleno de aflicción, su miserable vida maldecía
Su decaído cuerpo
Compasión en silencio pedía
Aún en el dolor y sufrimiento
Su mente moribunda alucina
Y le otorga un último pensamiento
Moribundo de amor
Delirante sonríe
Recordando momentos dulces y bellos
Con quien de él lejos está
La oscuridad y el abandono
Han reposado en su regazo
No existe la sonrisa amable
El fraternal abrazo confiable
Ni la voz dulce que su dolor calme
Solo ha quedado
La desdicha lo ha hecho su esclavo
Mira al infinito y suplica perdón
Es tan grande su aflicción
Que vacía queda su inspiración
Casi sin aliento
Entrega su último suspiro
En manos del amor
Que la vida le ha robado
Y su cuerpo inerte ha dejado.
Jorge E. Ramírez Clavijo


DETESTABLE IRONÍA


Una pulga de un perro fue lanzada
Al caer observó
El lugar donde siempre habitó
Ya no era tan lindo y bello
Como alguna vez lo imaginó
Casi por la panza
Por muchos años el perro la soportó
Al caer, su orgullo se llenó de despecho
Con detestable ironía
El parasito chupa sangre
Una frase a su libre anfitrión lanzó
“Ojala algún día me extrañes
Aunque sea para que te rasques la panza”
Dicho esto
En busca de otro iluso
Saltando se alejó

Jorge E. Ramírez Clavijo 


ENSEÑAME A ORAR


Pensativo, sin consuelo y lleno de tormento
Mi débil cuerpo humano
Profundiza su dolor en el pensamiento
Imploro de mil formas tu compasión
Y no encuentro la ruta para llamar tu atención
Incesante como niño intolerante
Suplico piedad ante ti, mi señor
Sólo dame una oportunidad
Para calmar mi mortal ansiedad
No me dejes solitario
En este eterno calvario
Cúbreme con tu manto
Y guíame con tu luz
En este valle de espantos
Muéstrame el camino
Que a nuestro Padre pueda agradar
Y en la noche de solitaria reflexión
Envía al espíritu santo
A que llene mi inspiración
Y en mi pequeña habitación
Enséñame a orar
Para que Jehová nuestro Dios
Se apiade de mí y me pueda escuchar.
Jorge E. Ramírez Clavijo

¿CÓMO NO ESCRIBIR POR ELLA?

Quiero grabar en palabras
Lo que mi corazón siente esta noche
Quiero dejar escritas las frases
Que mi alma en silencio no ha dicho
¿Cómo no escribir por ella?
Si aún sin tenerla, la he sentido mía
¿Cómo no grabar mis latidos?
Sí aún estando lejos, permanece en mi nido
Cuantas veces en soledad, la he soñado despierto
Cuantas veces el deseo, dibujó en mi habitación su rostro tierno
Miro al infinito, y las estrellas bailan en concierto
Destellan sus luces de colores, sabiendo mis sentimientos
El sonido del silencio, me llama al pensamiento
Es tan lindo verla sonreír, que muero de amor por dentro
Quiero grabar en palabras
Lo que mi corazón siente esta noche
Escribir en versos mi desesperado sentir
Espero algún día, ella los pueda leer
Y talvez entienda, mi loco vivir
Quiero dejar escritas las frases
Que mi alma en silencio no ha dicho
Escribir las tantas veces, que alucino un beso suyo
Se mofa de mi el orgullo y sonriendo me dice “Iluso”
Cuantas noches en mis sueños, sus caricias son mías
La luna celosa, mi cuerpo refleja
Y llena de lujuria, me despierta con su brillo
Cuantas veces sus labios, me han dejado en agonía
¿Cómo no escribir por ella?
Si aún sin tenerla, la he sentido mía.
Jorge E. Ramírez Clavijo

sábado, 10 de marzo de 2012

MUCHAS VECES

Muchas veces
No mencionaste mi nombre
Pero me decías “amor”
Muchas veces
Me diste cariño
Y sabías por qué lo hacías
Muchas veces
Me diste tus besos
Y pensé que sólo míos serían
Cuan falsa resulto la alegría
Sin saber que tenia sabor a juego y traición
El destino me ubicó en mala posición
Y con los desechables
De tu lado me arrojó
Se ensaño conmigo en la burla
Y me otorgó en las manos del dolor
Le dio a tu vida un nuevo idilio
A quien como Yo
Le dices “amor”
Y de siervo lo ubicas
Como un día estuve yo.
Jorge Enrique Ramírez Clavijo

jueves, 8 de marzo de 2012

SENTIMIENTOS

Después de mucho tiempo
Pude contemplarte
Mis manos, tu piel pudieron rozar
Mi boca, palabras te logró expresar
Mientras observabas el paisaje
Mi mirada, tu belleza observaba
Hubo instantes pequeños
En que tu visión captó mi atención
Nuestras miradas efímeras se cruzaron
Con evasiva fugaz
No dejaste rastro en tu mirar
Elocuente mi voz se tornó
Melodías de amor
Mis oídos atendían
Mis labios, tus labios desearon
Mis manos, tus manos querían
Mi corazón lleno de amor se resentía
Al ver que otra piel y otros labios
Tu pasión complacía
Tome lápiz y papel
Asentí a escribir
Con rimas de poesía
Lo que hoy me hiciste sentir
Vida mía.
JORGE E. RAMIREZ CLAVIJO

miércoles, 7 de marzo de 2012

SENTADA BAJO LA LLUVIA

Disipa la tormenta su furia
Dejando caer sus lágrimas de impotencia
Compara el cielo tu perfección
Y los celos colman su turbulencia
Con orgullo te muestras ante el soneto
La frigidez del tiempo encandílese a la soberbia
Se llena de envidia el firmamento
Entregando al relámpago y al trueno su lamento
Te sientas en la púrpura del desolado
Y retas con tu hermosura al mal tiempo
Sentada bajo la lluvia
Confundes mi opresión
El rayo furioso
Hace brillar tu rostro en el silencio
Aumentas tu belleza
Con tu cuerpo mojado
Robándole la atención
A este soñador enamorado.
JORGE E. RAMIREZ CLAVIJO

jueves, 1 de marzo de 2012

TÚ Y YO

El atardecer inmuta la razón
El esplendoroso colorido del sol
Refleja en sus rayos
Un mágico encanto de amor
El turbante del ocaso
Alucina al Lírico Dibujante
Con trazos hechos de oro y marfil
Retrató en el crepúsculo
La silueta de los amantes
Tú y Yo
En la calma y en el olvido
Entregados en la efusión y en el delirio
¿Sabe el felibre mi sentir?
O es acaso que sin pretender
En mural de colores atenuantes
Perpetuó mi ilusión
Y dio refugio con su tinta y pincel
Inspirado en una hermosa canción
A dos cuerpos envueltos
En el deseo y la Pasión.
JORGE E. RAMIREZ CLAVIJO

ZOMBI ENAMORADO

Contemplo con admiración tu mirada
Me deleito en el reflejo de tus pupilas
Imploro por tu misticismo
En mi mente delirante
Es insólito pensar
Que de mi rostro humano
Te puedas enamorar
Alucinante se vuelve el tormento
Se refleja en mí tu imagen
Haciendo bello mi pensamiento
Agudizo con reveladas contemplaciones
Mis más grandes y anheladas inspiraciones
Te deseo en cada noche de lujuria
En cada día de agonizante tortura
Con impetuosa voz piadosa
Mis palabras se convierten en suspiros
No puedo atenuar mis respiros
Esclavo de ti
Se vuelven mis sentidos
Ahora el mundo ante tus ojos
Desea con vehemencia
Saciar tus antojos
Quisiera decirte tantas cosas
Pero el temor de ser ignorado
Me transforma en mi delirio
En zombi enamorado.

JORGE E. RAMIREZ CLAVIJO

ACUSAME CON TU MIRADA

Insuficientes son las palabras
Que pueda Yo decir
Exiguo es el sentir
Que mi alma pueda concebir
Pequeños son los días
Que mi adoración te pueda entregar
Limitado es el suplicio
Que mi alma te da en sacrificio
Poca es mi entrega
Que no llama tu atención
Triviales se vuelven las frases
Que no mueven tu emoción
Baladíes son mis pensamientos
Que no alteran tus sentimientos
Pueril es mi respiración
Que permite mi aflicción
Acúsame con tu mirada
Para encontrar fortaleza en la retirada
Atribúyeme un amor negligente 
Para albergar tu bello rostro en mi mente
JORGE E. RAMIREZ CLAVIJO

domingo, 19 de febrero de 2012

MI CIELO

Observo con asombro el infinito
Y me maravillo en lo perfecto de su creación
Lo bello que se muestra el esplendor
Tiene un motivo para ser tan halagador
Mis sentidos se agudizan con el efecto
Y me hacen soñador de un rostro perfecto
Observo una vez más
Hacía a las alturas
Y mi delirio me lleva a la locura
Reflejada encuentro una mirada
Son tus ojos de mujer enamorada
Que mi alma en el encanto
Por siempre quiere ver reflejada
Observo atónito el colorido azulado
Cada vez que por ti estoy inspirado
Solitario, recostado en el verde prado
Dibujo tus ojos en mi cielo
Para que alivies mi dolor en tu ausencia
Ahora levanta tu rostro azuzado
Dale un vistazo a mi proeza
Veras que el sol se oculta avergonzado
Al observar en ti tanta belleza.

JORGE E. RAMÍREZ CLAVIJO

viernes, 20 de enero de 2012

INVENCIBLE SOY



El universo ante mí se postró
 Sus colores brillantes palidecieron
El día avergonzado su luz ocultó
La noche acongojada
Con sutileza su manto me otorgó
A prueba me puso el destino
Ahora tan sólo somos dos
Mi única compañía es un ser que me motiva
Carne de mi carne y de mi entraña nacida
La miro a los ojos
En ella encuentro la valentía de la vida
La que me impulsa con  voz firme a ordenar
Que el mundo ponga en mi camino:
La salud, el éxito, la riqueza
La felicidad y el amor
Que mis palabras sean de motivación e inspiración
Que el tren del olvido, aleje de mí:
Al rencor, el odio, la nostalgia
La derrota, la aflicción, la depresión
La pena, el llanto, el fracaso
El engaño y el martirio
A partir de ahora
¡Invencible soy!
Gracias a mi Dios.  

Jorge Enrique Ramírez Clavijo


domingo, 15 de enero de 2012

FELIBRE ENAMORADO


La Tristeza consume el alma
Tu olvido
 En el violín del trovador ha hecho canción
La Nostalgia empuja al iluso
Hacia la violenta marejada de tu amor
La espuma candente de tu orilla
Quema con sutileza
La piel temblorosa del oprimido
Es tan bello el soñar
Que lo vuelve crédulo
De palabras que un día pronunciaste
Rompe la barrera del tiempo
Un amor que se siente dueño del firmamento
Es tan lindo verte sonreír
Que no me explico
¿Por qué no estas aquí?
Me abrumo en el silencio
Y me sumerjo en el ocaso
De tu sol desolador
Imagino tu presencia
En cada noche de inconciencia
Felibre enamorado
De tu rostro vivo confinado
El único que logra sosegar
La sed de mi deseo y mi ilusión

Jorge Enrique Ramírez Clavijo


viernes, 6 de enero de 2012

DUERMES ENTRE MIS LETRAS


Quisiera escribir hoy
Lo que mi corazón siente en soledad
Con palabras deleitar mi pasión por ti
Adormitas en mi libro de poemas
Te confundes entre mis letras
El deseo me hace pensar sólo en ti
El papel se muestra soberbio 
Sabiendo mi desesperado sufrir
Dibuja tu figura en el escenario
Te observo y de mí te cubres 
Con cada frase de mi poemario
La tinta orgullosa cambia de color
Burlando mi aflicción sin convicción
La ironía, del destino se burló
Y puso una vez más en inspiración
Mi locura y tormento de amor.

Jorge Enrique Ramírez Clavijo
Se ha producido un error en este gadget.